Patatas “Traspajeás”

Les conté muchas veces que el norte de la provincia de Cáceres es un paraíso en la tierra que ofrece jamada y bebercio al visitante gordo y hambriento y parajes increíbles, rutas y senderos para el típico inquieto que viaja con bicicleta, palitroques de marcha nórdica, playeros ergonómicos y chubasquero de tejido tecnológico.

Si están de visita por Caminomorisco, Villanueva de la Sierra o Vegas de Coria y quieren engordar como cebones, apúntense a mi plan en Pinofranqueado que consiste en desayunar tardísimo, calzarse las alpargatas para plantarse a media mañana en el río, alguna poza o la piscina municipal para ponerse a remojo y trincarse seis botellines con careta de cerdo frita y aceitunas.

Cuando apriete Lorenzo, diríjanse a la terraza del hotel Castúo y apriétense unas chuletillas de cabrito con esta especialidad de infarto, que no es otra cosa deliciosa que una montonera de patatas fritas redondas de sartén salpicadas de arroz pringoso de pimentón de La Vera y un par de huevos en lo alto, ¡qué maravilla!, ¡viva el aceite de oliva!, ¡viva la grasa!, ¡vivan Las Hurdes!

Deja un comentario