Nomad Land Whisky

De vez en cuando vemos un japonés tocar bien la guitarra española o un inglés que pasea desapercibido y se integra en la vida de barrio, tomando sus vinos, tapeando  con naturalidad y cubriendo sus pinreles con alpargatas, menorquinas o bambas en vez de usar horrorosas chanclas con calcetín blanco.

Hemos referenciado en estas crónicas güisquis irlandeses criados en madera borgoñona o aún mejor, bebimos txakolí vizcaíno con el espíritu andaluz del velo de flor, así que en la misma onda de mestizaje, perversión y libertinaje, les presento un brebaje apóstata nacido y envejecido en Escocia, afinado y vuelto a la verdadera vida en Jerez, pues encontró la razón de su existir al abrigo de una bota envinada en Pedro Ximénez. Sí, es un “blended” pero taurino, ríe las chirigotas, come pescaíto frito y se mea viendo la peli “Los bingueros”, así que para celebrarlo fúmense un habano, péguenle un trago y alucinen con esa finura que lo asemeja al brandy de solera, al ron cubano de caña o incluso al gran armagnac de la Gascuña francesa, ¡chúpate esa, Mariateresa!

www.gonzalezbyass.com

Deja un comentario