Amona Margarita

Como ya sabrán, llevo años menguando y poniéndome cuchillo, afinando la alimentación y dándole al ejercicio, pues hay que mover el culo y gastar la zapatilla todo lo que se pueda para poder atarse con dignidad el cinturón. A todo el mundo le cuento las bondades del desayuno, que desde hace ya mucho tiempo es la mejor comida del día sin discusión.

Tengo que confesarles que me puse a andar en bicicleta y es un planazo colosal echarse la mochila a la espalda y pedalear por las marismas de Jaizkibel hasta el barrio de la Marina, en Hondarribia, en busca del pan de Amona Margarita, que manufacturan las mejores barras y hogazas de todo el Bidasoa.

Son campeones y atienden dos despachos, uno frente al megalítico edificio Miramar y otro en Irún, donde antiguamente se levantaba el cine Avenida, hoy plaza de mercado. Elaboran sus panes a mano en lo que fue una vieja carpintería, un lugar muy hermoso rodeado de árboles frutales, desde el que ven amanecer todos los días.

Allí, su horno de solera de piedra ve desfilar panes de masa madre sometidos a largas fermentaciones, manufacturados con harinas naturales y ecológicas de la harinera Roca de Lleida. Cultivan cinco masas madres -trigo, centeno, espelta, kamut y trigo integral-, con las que forman hasta seis especialidades, entre las que destacan la “Higuer”, que es hogaza de centeno con carácter y sabor, la “Bidasoa”, otra hogaza de trigo con un toque de centeno, más suave, o la “Betikoa”, que es una barra de casi trescientos gramos que puede tostarse y embadurnarse de mantequilla o aceite cosa fina.

El establecimiento del amigo Martín Beramendi cuida con mucho esfuerzo y cariño la fina bollería, el yogur, el café, los tés, el chocolate o todos los confites y golosinas que sirven a pie de mostrador, así que larga vida y que les luzcan los madrugones tanto como a nosotros nos hacen gozar los desayunos con su pan.

Amona Margarita Okindegia
Bernat Etxepare 1-B – Hondarribia
Tel.: 943 566 769
www.amonamargarita.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario