Mejillones Camping

Estudié en colegio de curas y siempre aluciné con las tetas del anuncio de desodorante Fa hecho con limones del caribe, ¡buah, chaval!

Es cierto que en latitudes más templadas todo es más desproporcionado y las conchas, los insectos y las mariposas parece que hacen pesas en el gimnasio.

Los mejillones del Pacífico que escabechan los amigos gallegos de “Camping” están mazados y parecen luchadores de sumo o recién sacados de un parque jurásico, y aunque alguno empiece con la matraca patria del producto local, me vuelven majara por la mordida, el guarreo del pringue de la lata y esa sensación de poderío cuando los sacas de la lata que te hace sentirte millonetis de mocasín blanco y descapotable.

No hay nada más cerdo que terminarlos, suspirar de pena y emplear el escabeche para tirarlo por todo lo alto de un bol de patatas fritas de bolsa, ¡madre mía que me empalmo!, ¡vivan las patatas al jamón!

Deja un comentario