Cantocuerdas 2017

Mi amigo Josemaría Gil Arévalo debe saber para su próxima escapada a Sierra de Gredos, que allá además de manantiales, pozas y solanas en las que plantar la tienda de campaña para cortar cómodamente el lomo embuchado, crece el Albillo, que no es un abejaruco típico de documental de Félix Rodríguez de La Fuente, sino una variedad blanca característica que encuentra acomodo en San Martín de Valdeiglesias.

Parece ser que cuando se vinifica fortalece los vinos cosa fina aportando mucha glicerina, que es un compuesto que permite que la gota se deslice muy lentamente por la copa como un paso de la semana santa sevillana por la estrecha calle Águilas, ¡qué maravilla!

www.bernabeleva.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario