Lera

O de un restaurante donde les apasiona la cocina de “Tierra de Campos”.

En torno al pan, el aceite de oliva y el vino, guisando la cocina campesina de raíz.

Castroverde se encuentra junto a la autovía A6 Madrid-Coruña y en la salida de Villalpando, que es pueblo de buenísima gente, verbenas, aperitivo en la plaza, asados y toros, teniendo por tanto una ubicación estratégica para conocer la comunidad de Castilla y León, ya que se encuentra a muy poca distancia de las principales capitales castellanas, Zamora, Salamanca, León, Valladolid y Palencia, o de municipios tan representativos como Toro, conocido por sus vinazos, Urueña o también llamada “Villa del Libro” y Medina de Rioseco, por donde discurre el Canal de Castilla.

Para los amantes del deporte y la naturaleza, a tan solo unos minutos, encontrarán el Campo de Golf de Villarrín y las famosas Lagunas de Villafáfila, uno de los humedales más importantes de todo el norte peninsular y enclave principal para aves acuáticas esteparias y migratorias. Así podrán meterse entre pecho y espalda sus dieciocho hoyos y desplegar su drive agresivo, su endiablado juego corto alrededor del green y su mortífero putt, o si prefieren un plan más agreste, calzar botas de monte, pasear por las praderas y alucinar en cinemascope con la flora y la fauna locales.

Sea cual sea la actividad elegida habrán movido el esqueleto un rato y un epidémico brote de apetito voraz se habrá hecho fuerte en el grueso de la expedición, así que les sugiero un extraordinario local zamorano bendecido y pilotado por un tipo singular, Cecilio Lera, que tras una larga y fructífera etapa de formación en la Escuela Profesional y Artesanal de Pierre Livet, pasó por Italia y diversos restaurantes españoles de gran pedigrí, fundando en 1973 el Mesón “El Labrador”, en el pueblo que lo vio nacer.

Nuestro chef es un profesional comprometido que no tuvo inconveniente alguno en remojar sus barbas, implicándose personalmente en una incesante activad de docencia, eventos gastronómicos y actos institucionales de ámbito regional e internacional, enarbolando la bandera de su tierra allá por dónde hizo falta mostrar sus bondades. ¡Le apasiona cocinar!, pues todo lo que genera el guiso y la olla bien condimentada es un entorno de buen rollo insustituible, desde el anuncio del próximo banquete con su planificación, la compra, sintiendo la ilusión de los invitados, al momento de cocinar desplegando perolas y sartenes sobre la llama, el disfrute, los brindis, los deseos, la conversación, la sobremesa y todos esos planes que derivan en una próxima cita y que integran la base de una cultura milenaria que en Europa gira en torno al pan, el aceite y el vino, pilares de la cocina campesina de raíz.

Junto a Minica, su mujer, apostaron fuerte por una cocina de calidad que supuso reconocimiento profesional, convirtiendo su casa en un referente de la mejor cocina castellana a la que siempre apetece volver. Hoy su hijo Luis continúa con el destino familiar, reformateando y actualizando la despensa y los clásicos aprendidos desde crío, enriqueciendo el recetario con nuevas técnicas y llevando el timón a un terreno personal desenfadado. Pasó su niñez asomando el morro entre pucheros y llegado el momento de forjarse camino, no dudó en ingresar en la Escuela de Luis Irizar del muelle donostiarra, contando con diversos maestros que le abrieron sus cocinas de par en par, el obispo Juanmari Arzak, maese Hilario Arbelaitz, Lady Tatus Fombellida o el incombustible Abraham García, que se las hicieron pasar canutas, aprovechando al máximo sus estancias, sediento de conocimiento.

Después del periplo, volvió a casa y comenzó a valorar de veras sus raíces, reconociendo un tesoro en lo recibido a través de generaciones, amarrándose al suelo e intentando, al mismo tiempo, alzar el vuelo desde la Posada-Bodega “Senda de los Frailes”, inmejorable complemento a la gastronomía que la familia Lera ofrece, hoy, en un edifico compuesto por diez habitaciones repartidas en dos espacios, uno, el principal con seis dormitorios, inmaculado salón y taller gastronómico, con el que pretenden acercar la cocina castellana al visitante difundiendo la cocina de la comarca de Tierra de Campos y, dos, una segunda construcción que cobija cuatro habitaciones más, inspirada en la arquitectura propia de los palomares de la zona, con todas esas comodidades que exige el viajero contemporáneo.

Bajo la Posada esconden dos bodegas de los siglos XVII y XVIII, situadas fuera del casco urbano, que albergan un imponente lagar de piedra de sillería y una bóveda de cañón con una nave principal de setenta metros de longitud. Sentirán durante la visita un must de olores a medio camino entre potaje, cochifrito y sofrito de zorzales, así que desearán que llegue la hora de sentarse para disfrutar del rosbif de jabalí ahumado con salsa bearnesa y pepinillos o de los escabeches de caza menor, imponentes, pichones bravíos, perdices y codornices de carnes prietas y borrachas de especias, aceites y vinagres; continuarán con el huevo con caracoles, impresionante, que dará paso a uno de los mejores guisotes de alubias con liebre que podrán comer jamás… Rule, Britannia! A partir de aquí, en función de su voraz apetito y de la cantidad de alubias que se zampen, podrán atizar a los pichones estofados, las pechugas de paloma con colmenillas, las perdices con berza, ajos y zanahorias o la pastela de pato azulón con tomates y naranjas.

Hinquen cuchara en el helado de leche de oveja castellana, pura crema, o en la tarta de queso zamorano, salgan a desentumecer las piernas, echen un cigarrito y saluden al patriarca Cecilio que andará por allí afuera, dedicado al cuidado del huerto y de las viñas de la casa, ora et labora.

Lera
Castroverde de Campos
Calle Doctor Corral 27
Zamora
Tel.: 980 664 653 – 980 664 600
www.restaurantelera.com
info@restaurantelera.com

COCINA Todos los públicos
AMBIENTE Campestre
¿CON QUIÉN? Con amigos / En familia / Negocios
PRECIO 40 €

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un pensamiento en “Lera

  1. begoña

    impresionante!!! hacía tiempo que no me habían dado una sorpresa así!!
    desde que Patxi me lo descubrió, sueño con viajar por la zona!!!

Deja un comentario