Pastillas de café con leche

O del chupinazo de glucosa más feliz desde tiempos de infante.

Pamplona tiene diversos encantos, además de sus mujeres y la churrera de La Mañueta, puede presumir de inigualables fiestas, mundialmente conocidas, y de caramelicos 7 de julio, como San Fermín, que son el chupinazo de glucosa más feliz que recordamos desde los tiempos de infante. ¡Cuántas muelas han quedado pulidas como el acero tras su continuo rechupeteo! ¡Qué de viajes al dentista, redios!

El secreto es artesano, pues se trata de una pequeña empresa familiar que desde hace más de 45 años se dedica a elaborar caramelicos de café con leche de una manera muy natural y auténtica: leche, azúcar, glucosa, café, mantequilla y punto pelota, qué ricura y empalague sin igual. Ni conservantes, ni colorantes, ni gaitas gallegas, de sabor intenso, increíbles, puedes zamparte diez seguidos de una tacada sin despeinarte el peluquín. El sabor profundo se mantiene presente hasta el final, pues llega un momento que dejas de chupar y el sueño se desvanece como en una dulce noche de verano, diría el poeta.

Eso sí, procuren no morderlos, a no ser que sean draculines y tengan una piñata a prueba de piedras, tengan cuidado, pues estos caramelos son capaces de levantarles todos los empastes de sus piños, y con los tiempos que corren, un viaje al dentista sale por un ojo de la cara; dejen que pasee suavemente de un lado a otro de la boca, sin prisas pero sin pausa, y no sucumban al mordisco o estarán perdidos.

Pastillas 7 de Julio

Pastillas de Café y Leche

C/ Rinaldi, 14

31007 Pamplona

Tel: 948 26 79 57

Precio (Caja 250 g): 3,65 €

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 pensamientos en “Pastillas de café con leche

  1. elencita

    Mi abuela tenía una caja igual pero de lata donde guardaba cosas de costura, incluido un huevo de madera para zurcir calcetines, qué recuerdos! La próxima vez que vaya a Pamplona los busco.

  2. jesus

    es dificil explicar con palabras el viaje en el tiempo que sientes al comerte un caramelo de estos, los de toda la vida, los mejores, los de cafe con leche que me daba mi abuelo cuando le acompañaba al salir de misa…..
    NO OS PERDAIS EL PLACER DE SABOREARLOS Y VOSOTROS MISMOS JUDGAREIS

Deja un comentario