dos taquerías contra el caso omiso

o de un texto bien picoso que recién nos envió alon, compinche y embajador en df.

tengo frente a mí tres recientes guías de la ciudad de méxico: la df de la gente (editorial mapas), la guía taquera de chilango (abril, 2010) y “los mejores tacos gramo por gramo” (dónde ir, mayo, 2010). las tres cometen un duplicado error que da para entristecerse siquiera un poquito: no incluyen los mejores tacos del distrito federal. (se me objetará que esas guías funcionan como un consenso y que el consenso es más “objetivo” que la opinión personal. tal vez, pero yo que los tacos que estoy a punto de mencionar son los mejores de la ciudad, y lo sé con una certeza absoluta, como en esos sueños en que dices “soñé que estaba en viena” y agregas “bueno, nunca he estado en viena pero sé que era viena”.)

el primero es el taco del cuñado. está en la esquina de isabel la católica y juan a. mateos, en la brillante colonia obrera. es poca cosa: un puesto con llantas encadenado a un poste; un tanque de gas, varias hornillas, una plancha toda negra, recipientes con cebolla y cilantro, pápalo, jitomates y aguacates, bisteces crudos, machitos groseros; uno más, con ternera guisada en su jugo. superemos es inicial fealdad.

éste es un taco del cuñado: una tortilla grande, del tamaño de un plato de plástico, doble, que se moja en grasa de cerdo color rojo, tal vez la grosura de una longaniza o un chorizo; bistec sazonado con polvos (sal, pimienta, algo más acaso) y con mucho jugo de limón, directamente en la plancha (el jugo se evapora al instante, el aire se llena de un humo denso, blanco, que huele a tizne); la carne se quema por partes; picada y erigida sobre la tortilla; se cubre de vegetales. y he aquí su ápice: se salsea con el guiso de ternera. el taco cruje –hace cruj– y su salsa pica la nariz, da filo a los costados de la lengua. no diré más.

el otro se llama mis ricos tacos toluca (o algo similar: sus amigos le decimos oliver, como a su taquero), y está en puente peredo, entre aranda y lópez, barrio de san juan. hace un tiempo el larguirucho y cadavérico crítico francés anton ego, cuya voz es sorprendentemente similar a la de peter o’toole y que tú, lector, acaso recuerdes por su participación en ratatouille (2007), estuvo en el taco toluca.

esto publicó al día siguiente, en parís: “la labor del crítico es sencilla: arriesgamos muy poco pero gozamos de un lugar por encima de quienes ofrecen su trabajo y su persona a nuestro juicio. nos solazamos en la crítica negativa porque es divertida. pero la verdad, agria, es que en la gran máquina del mundo una bazofia cualquiera tiene más sentido que la página en que la dictaminamos como bazofia. hay veces, sin embargo, en que el crítico de veras se arriesga: esto es, en el descubrimiento y defensa de lo nuevo. ayer me sucedió algo nuevo: una comida extraordinaria de una fuente por completo inesperada. decir que la comida y su autor han retado mis prejuicios es decir nada: me han sacudido hasta el fondo… antes me he burlado de la idea de que cualquiera puede cocinar pero después de ayer la he comprendido: no cualquiera puede ser un gran artista, pero un gran artista puede surgir en cualquier parte. es difícil imaginar un origen más humilde que el del genio que sirve tacos de queso de puerco en puente de peredo, centro, df, pero, en la opinión de este crítico, es uno de los grandes cocineros de méxico. estaré volviendo ahí: lleno de hambre y de esperanza.”

Crédito fotográfico by ellwoodite & gabriel lv

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 pensamientos en “dos taquerías contra el caso omiso

  1. Pablo Sántxez Hernández

    Mi querido David de Jorge! ahora que he leído tu post… déjame decirte que realmente es difícil poder mencionar una sola “taquería” como la mejor del DF, es mas, es imposible ya que son tantas taquerías y tantas tan excelentes que sería una grosería mencionar a una sola como la mejor! . . .

    Vivan los Tacos! hahaha

  2. Carmen

    Completamente de acuerdo Alón, en esos críticos de las revistas el concenso se contrapone a buscar más allá de los límites de las colonias “bien”, hay tanta taquería anónima en la periferia que son verdaderas catedrales del sabor.

  3. M. Damián

    Pasa con los tacos que pueden ser los más sabrosos del mundo, pero hace falta otra cosa, al taco le hace falta cariño y uno le tiene cariño por distintas razones a un taco y al taquero, luego entonces no hay consenso posible en un taco.

Deja un comentario