Sardina frescue

Archivado en: Tocino magro

sardinas11

O de una de las geniales boutades de Camba, un lujo para el oído y el alma.

Ayer os pusimos los dientes largos. Lo intentamos al menos. Trayendo a colación a Julio Camba, en estado puro. Por si a alguien el aperitivo se le quedo corto, aquí va uno de esos platos que no se pueden eliminar de la carta ni a patadas. Ni ganas. Un fragmento, uno solo, es todo literatura. De la que no conoce el paso del tiempo:

“Preveo que voy a quedar muy mal. En todos los libros de cocina, al llegar al capítulo de los pescados de mar, se encarece ante todo la finura del lenguado, la delicadeza del rodaballo, etcétera, etcétera. Por mi parte no tengo nada que decir contra estos estimables acantopterigios, que pueden ponerse en todas las mesas, así como las novelas de don Ricardo León pueden ponerse en todas las bibliotecas. Son pescados muy ricos, sin duda alguna, pero no creo que ninguno de ellos logre inspirar jamás una verdadera pasión. ¿Se imaginan ustedes a alguien, por ejemplo, cometiendo una estafa para comer lenguado o rodaballo? Pues bien; yo, cajero hipotético de una sociedad cualquiera, sería capaz de fugarme un día con los fondos confiados a mi custodia nada más que para irme a un puerto y atracarme a sardinas. Una sardina, una sola, es todo el mar, a pesar de lo cual yo le recomendaré al lector que no se coma nunca menos de una docena; pero vea cómo las come, dónde las come y con quién las come. No se trata precisamente de un manjar “de buena compañía”, sino más bien de eso que los franceses llaman un petit plat canaille. No es para tomar en el hogar con la madre virtuosa de nuestros hijos, sino fuera, con la amiga golfa y escandalosa. Las personas que se hayan reunido alguna vez en el acto de comer sardinas, ya no podrán respetarse nunca mutuamente, y cuando usted, querido lector, quiera organizar una sardinada, procure elegir bien sus cómplices.”

Escrito por Julio Camba en La casa de Lúculo o el arte de comer.

Crédito fotográfico by Thomas Crown

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 pensamientos en “Sardina frescue

  1. Paco

    Que maravilla! vamos que comer sardinas es como pecar. Y eso esta bién…pero que muy bién. Y que me decís de las sardinas viejas de toda la vida, que si no recuerdo mal las estrujabamos envueltas en papel de ¿estraza? entre la puerta y la jamba. “Pecata minuta”.

  2. David de Jorge E.

    paco eres un vicioso, esas sardinas limpias y en aceite de oliva, o en tortilla con cebolla y ajo, vaya manjar, cabronazo! un beso!

Deja un comentario